El antes y el después: cómo reconvertir una prenda

He estado pensando un rato cómo titular este post, porque lo que toca hoy también se podría llamar: cómo aprovechar las posibilidades que brinda una abuela manitas teniendo grandes ideas para retocar vestuario.Pero como es un poco largo, os explico de qué trata y ya está.

INSTRUCCIONES:

Tenemos cuatro componentes:

– la de las grandes ideas, (en este caso mi amiga Patricia)

– la abuela manitas (en este caso, su madre)

– la prenda en cuestión, (en este caso, una falda de Primark de este verano)

– una muñeca para llevar el vestido, (en este caso Mencía que es un bebé -modelo).

Esta es la falda. Pues bien, en las siguientes fotos ha desaparecido, ya no es nunca más falda, porque la abuela manitas la ha transformado en este precioso vestido con capotita para su nieta, o sea, para Mencía. Éste es el resultado:

Si al conjunto le añadimos una chaqueta de Larrana que le va que ni pintada, queda así de bonito:

Y todo junto, puesto en la muñeca, queda así:

¿A qué está guapa? Pues ya veis, es estupendo tener madres y abuelas apañadas. ¿Alguien se anima a reconvertir prendas? El resultado merece la pena.

Anuncios

Vestido Liberty

Aquí os presento la última fabricación casera para el ropero de Jimena, un vestido de flores Liberty, que nunca se pasan de moda y que favorece tanto a las niñas.
Espero que os guste.

Vestido de flores

Lo bueno del verano es que se viste de forma más alegre y la ropa luce más. Lo mismo para los niños, da gusto verlos con colores y estampados grandotes. Este es el último vestido que ha estrenado la peque, de fabricación casera. ¿os gusta?. La foto no es muy buena, pero al natural resulta francamente bonito.